GCAP conoce todas las fases por lo que ha de pasar cada expediente y a través de sus informes y gráficos muestra la fase en la que se encuentra cada uno de ellos. El sistema es capaz de detectar desviaciones en cuanto a previsiones de cumplimiento de plazos de tramitación, localizando los posibles cuellos de botella del procedimiento.